Blog

Entre lunas

Cada luna llena es un fin y un encuentro; a veces, estos momentos se dan al mismo tiempo y otras se enlazan en una larga trenza con los colores de pedacitos de instantes que, sin ser comprendidos en el presente en el que se viven, van tejiendo los sucesos … “Porque te quiero como el mar quiere a un pez que nada dentro, dándole de respirar, protegiéndolo del viento. Porque te quiero dibujar, desnuda en el firmamento para hacer todavía mas bonito, mas bonito el universo…” Melendi – Con la Luna Llena Febrero de 2020 inició con un encuentro familiar…

El día después

El día que te das cuenta, ése, en el que miras tu propia historia desde la sensación cansada, iracunda, somnolienta y ojerosa. El momento en el que como un relámpago sientes que es el fin de algo y el inicio de otra cosa que por el momento no tiene nombre ni objetivo ni nada … Ese día es el después, tan ansiado como negado, tan deseado pero no buscado y como toda dicotomía, tan necesario. Todo ha desaparecido: las certezas, lo que define, lo que tiene una huella o un nombre. Toda definición está borrada y te das cuenta entonces…

Riberas

Comienza el otoño a inundar el espacio con su solapada presencia: aromas arrastrando la incipiente humedad del amanecer Mediterráneo, matices rosados abrazados a los fugaces naranjas; cobran nueva vida las piedras grises tiñéndose de un musgo renovado y la cadencia … la suave cadencia que comienza a vibrar en el cuerpo recostándose por dentro de mi piel, explayándose hacia lugares íntimos: te siento, estas llegando … Contigo renace la necesidad de soltarme de la etapa que ya fue vivida, de liberar mis pies de huellas andadas, de amparar mis brazos en vuelos necesarios. Contigo me sumerjo nuevamente en la búsqueda…

Síntesis

Me despeina el ruido de ausencias. Late en mis sienes el galope salvaje que amarra mis pies a una silla y veo la primavera tornándose verano a través de una ventana con aroma de Jacarandá. Nuevas voces dibujan sonrisas, un aroma de prado y mar nuevos inunda este pedacito de lugar en el mundo. Camino … Camino de una ciudad de mar, aquí en esta Andalucía que narra su canción: llena de torres legendarias, castillos, olas de mar, gaviotas, golondrinas y olivos; repleta de tomates y “cafelitos”, con tortillas humeantes de papas y el aire gracioso de abanicos rojos preparando…

La chica del viento

Una calle sin nación ni patria desnuda de intención y somnolienta de esperanza se abre ante mí. Desconozco sus meandros, necesito tus mapas dibujados en papel de lienzo, atolondrados, desprolijos y exactos. El viento sopla … Sí, ya es hora de partir. Mi brújula guía la próxima estación, aprieto mis manos. Saludo al silencio que late una lagrima cúbica … nunca verás mis orillas de mar. Allá lejos una mujer despide a la chica que tenía saudades, y sola parte, llevándome en su mirada. Se aproxima el otoño … hay aroma de leña y chimenea … ya es la hora…

Concilio

Concilio es reunión. Concilio es un encuentro para tratar un asunto. Concilio es unir, congregar, juntar, entrelazar … Ejercito el don de ver la belleza. Ya no me pregunto el por qué ni el cómo es que veo lo que veo, preguntas que muchas veces me alejaban del foco para tratar de disolver las “dudas” de quienes sólo miraban … Sin embargo, encontré necesario explorar “de dónde venía” esa capacidad. Años y varios cauces de aguas en el buceo de mi interior que, inexorablemente me llevaban por fuera; inmersión y exploración que permitieron crear una metodología que genera espacios de…

Anhelos

¿qué anhelos guarda un corazón que no puede revelar? No los saca hacia afuera Ni los cuenta Anhelos presos detrás de una mirada Encerrados en un cuerpo Encarcelados en el alma ¿qué anhelos guarda tu corazón?- Y los peces nadan hacia el mar, hacia el océano azul, hacia el horizonte hacia el cielo … alimento de gaviotas … mezclados con el viento … -Ensamble de Vivencias – Talleres para mujeres frente al mar. Los anhelos son como cofres, con cerraduras y sus llaves. Hay llaves que se tiñen de amaneceres y otras poseen la caricia insondable del invierno de atardeceres…

Como la primavera

Un ciclo que se mueve por el cuerpo despertando del letargo y dureza de, quizás, varios inviernos … Un ciclo que renueva diferentes aspectos de la vida … Algo nace, algo muere y así, como cuando cantamos la canción de “teje la araña” , un continuo reciclaje de tiempos y sus efímeras formas, por momentos eternas. Para quienes olfateamos el olor del día sabíamos que “algo” estaba distinto: un aroma desconocido latía silencioso cerquita de los huesos, rozando el esqueleto. El horizonte empañado con demasiada frecuencia, rasgaba su letanía acomodándose entre aguas y todo, absolutamente todo, por un momento, se…

nos vemos en Lima limón

Lima – Perú Inicié los pasos por sus calles allá lejos y hace tiempo cuando, con 10 años de edad, en un avión de medianoche atisbé sus luces y dije: parece que entro en un cuento … Desde ese tiempo, varias décadas han pasado y nuestros encuentros fueron marcando surcos, senderos, caminos y un sentirme parte no sólo por registro de orígenes, sino por sensaciones y percepciones … Lima es los encuentros con historias que emanan de sus calles que huelen, que tienen la luz y las sombras de una urbe en movimiento; singularidad, dinamismo, quietud, anquilosamiento y modernismo, metáforas…

La máquina del tiempo

Meterse en la organicidad de una ciudad es elegir alguno de los cauces de sus voces, de sus arterias, de sus particulares formas de arrojar la lava que se cuece en sus entrañas. Cada urbe pinta con colores, historias y sabores los paisajes internos que, desde los diferentes medios de expresión, van surgiendo y plasmándose con su cadencia y ritmo particulares. Las vísceras de sus calles roban mi mirada, encantan mi saliva; se enardecen los pasos enloqueciendo mis parámetros de belleza, de lo que mi cuerpo palpa como si 1000 narices y sus ojos estallaran… Málaga invita y me conduce…

De repente

Así creíamos que iba a ser, la vida simple es buena, casi siempre. Es así, caminamos por la calle y nadie repara en la luna. La vida siempre continua. Ana Carolina (#) Una década que miro hacia atrás como el camino que ando sabiendo que nunca será igual, que todo cambia. Deletreo la palabra en mi boca y el sabor se me antoja diferente según el tono que me sale, en susurro o audible: … dé – ca – da … Me detengo y percibo como se desgrana la palabra, para transformarse en la catarata que desfila sus aguas año…

Diciembre

Llega diciembre y surge la necesidad de ponderar, de capitular un lapso de tiempo vivido y recorrido. Es mi balance anual emocional, sensitivo y consciente de contrastar la realidad elegida. Si, la elección del dónde, con quién, por qué y para qué son preguntas que tienen sus propios tiempos de respuestas. En este balance entran aromas, imágenes que me detuvieron en plenos instantes de eternidad, se acopia el calorcito de los abrazos nuevos y no tanto, el susurro de la distancia y la algarabía del encuentro; se suceden los momentos de agobio, incertidumbre, desasosiego y nerviosismo … el péndulo de…

Transformación

Es inevitable. Se presiente, se huele, se anuncia en mensajes sutiles y persistentes: un cartel en la calle, una palabra escuchada al azar, una propaganda, un “pedacito de canción!” que sale por el auto en movimiento mientras esperas para cruzar la calle, un párrafo de libro abierto por acaso; por momentos parece un “conjuro” y cuando “se cae de maduro” , te das cuenta que por ahí va ese algo que ya no es evitable. Lo escribo para “verlo” de frente; para acabar con el juego de la adivinanza, y como ya está claro que estoy en el cauce, pues…