Arte

El arte está en todo, lo percibo casi como al aire. Es como la naturaleza que en simbiosis con la vida son una por entero. Las dosis del arte y de la naturaleza plena son pócimas que cada uno experimenta en los espacios de nuestra humanidad sensible, atenta, vinculada y orgánica.

Primavera

Hay una primavera diferente recorriendo mi cuerpo. Sí, la siento palpitar en la yema de los dedos con la urgencia del brote verde lechuga fresca a punto de estallar; la recojo de los cimientos de mi útero que callado vierte su fuego hacia los ríos de mis pechos y, hay un no sé/sí sé solapado en mi rostro de tantas y tantas caminatas. Ella tiene rastros de océanos y senderos de montañas. Es descarada, deslumbrante e inconsecuente. Esta primavera sabe que tiene plazos. Esta primavera la he recogido en dosis: un poco de lago inmenso con olor a viento salvaje…

Amanecer

El día invita a construirlo y recuerdo: los ciclos se manifiestan en todo y en todos. Estamos en el ciclo de luna creciente…. Escribo mientras percibo el aluvión de información que mi cuerpo me entrega y en esa manifestación corporal-orgánica-psíquica voy deslindando los haceres de mi día. Sí, aceptar la ciclicidad mayor y natural de la que somos parte como seres, marcó un profundo cambio de óptica que fui poco a poco incorporando a mi vida. Somos cíclicas; hay una cierta poesía y un profundo poema que se debate en nuestro fuero íntimo. Las emociones más rutilantes conviven en mágico…