Arrastro mis botas

Un bosque y un árbol pueden ser lo mismo, hasta que te detienes. Elaborar el mapa interior de las anclas, de los espacios inamovibles que son eje y razón, es movimiento. Respiro y me sumerjo en los pilares que hoy componen mis certezas. Es movimiento, es aprender sobre y con los registros que el cuerpo me dialoga. Escribo.

Escribo y lo hago de las 1001 formas que nacen en los lugares más insólitos y con las emociones en mis dedos. Escribo y me ordeno desde adentro, escribo y las palabras hilvanan historias o relatos o poema o poesía… escribo … lo que sale … y me separo del árbol para entrar en el bosque desnuda de ropas y cambiar mi piel…

Comparto poema-poesía-canción (nacido en Brasil- Julio 2011)

Arrastro las botas

Pesada es mi carga

Sudor polvoriento

en gotas pesadas

caen al piso de tierra lavada

Miro …

un horizonte de promesas soñadas

Pero … arrastro mis botas, mi carga

pesada de Dharma, pagando mi Karma

¡Fiesta! …

¡allá! …

a lo lejos …

¡Música de guitarras, cinturón de cuero, sombreros de paja, aroma de choclo y barbacoa asada!

No puedo … mi carga es pesada …

Arrastro mis botas

… no llego …

La fiesta termina

Lámparas apagadas

Sin botas, con ilusión liviana, me tomo un descanso,

mirándome …

SOLA

en espejos

de una sala abandonada.

Los círculos de vida, aquellos que repetimos sin la consciencia necesaria para superarlos, se tornan viciosos hasta llegar al punto inexorable de ABURRIDO/ESTANCADO. Situaciones, emociones, variables que sólo cambian de matiz pero que sabemos que son iguales a “………………”. A veces sólo lo reconocemos para nosotros mismos en el silencio rufián que se encarcela en la cabeza, y duele; otras, tiene ese “aire superado” de control de situación y araña por dentro; algunas se manifiesta taaaan diferente que parece el gran regalo, sólo que al abrirlo es el gran chasco … y así va… hasta que te detienes. Hasta que llega la pausa, hasta que el aburrimiento te da la cachetada y te miras en el espejo y te ves y te dices: no puedo más.

Y al llegar al punto de “basta” es cuando (tal vez sin saberlo) empiezas a salir del circulo para entrar en el espiral. Y ahí aparece el aluvión de emociones-sensaciones que vivimos: ¿rueda al mundo? ¿el látigo? ¿tobogán gigante? …

Indispensable tomar un respiro, o 2 o tres… pausa y descanso.

Pausa, descanso y foco.

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s