Urbana y Natural

Las crónicas de mi andar son caminos reales. Ciudades, poblados, urbes y la contrapartida: bosques, selvas, montañas, ríos, mares, cascadas. Balancearme entre los mundos que presentan es mi gran pasión y desafío; la vida es narración y presencia en cada espacio-luz-sombra. Me subyuga el juego ingenuo y descabellado que tiene sus propias reglas, así como su propia cadencia. En forma de pasos: 1, 2, 3 … retrato las baldosas de un sentir y un momento en algunos de los lugares que laten en mi.

1 paso

Me arrulla el calor que invade, suave e insistente, cada espacio de mi cuerpo. Respiro el sabor de flores y pan con café en medio de una ciudad que me ve llegar dispuesta. El Brasil nordestino me late en las sandalias de tacos y en la arena caliente de mis pies descalzos … insistente anda mi corazón acompañando la luz de batuque de un eterno verano tropical.

2 pasos

La ciudad bosteza su atardecer en medio de luces naturales y sombras en niebla iluminadas por farolas. Se abre el sabor del Perú y sus contrastes ancestrales y contemporáneos; sus luchas y conquistas nuevas y antiguas ; sus contornos de selvas y sierras, ríos , cascadas y su mar que recibe el sol en los brazos de reinas durmientes hechas eternas islas.

3 pasos

Olas de aromas inundan los poros de la estepa salvaje que amanece con olor de viento sur. Un lago insondable pestañea sus aguas en este amanecer que me toma por entera en El Calafate, la tierra de los glaciares. Aquí percibo la palabra libertad con el aroma recio del “innombrable” que te toma y estremece cada poro de piel descubierta, que te cachetea las pupilas y te pica en el rostro … Por estos lados me sumerjo en abrazos de cielos y lunas, de soledad y letanías; hay momentos que descontrolan las múltiples sensaciones hasta que, la calma del paisaje es silbido y vozarrón, susurro y canción …

4 pasos

Luces desorbitadas y ruido, ruido que no acaba, que me zambulle a espacios de casi locura en medio del desorden civilizado. Centro de urbes, de ciudades que laten sus gentes donde soy una mas … una mas que corre, que late, que hace ruido, que ejerce su paso, que cruza corriendo una avenida, que oprime su silencio , que alza su voz. — una mas que también la ama y la … percibe… una mas, que es el caudal que la recorre y la forma… una mas: una.

5 pasos

Corro salvaje y libre por la penumbra iluminada del bosque. Remansos de apacible tibieza reflejan su exuberancia en la acequia que fluye, en el río que corre, en el arroyo límpido …. bebo sus aguas claras, energía que me recorre para desnudar mi piel, para mirarme mujer.

6 pasos

Camino ordenando la consciencia que me palpita en el cuerpo … emoción que no termina ni empieza , constante, sostenida amada y amante. Percibo en mi pecho la lengua incansable de las formas ancestrales y antiguas; me persigno de “esa forma”: la que me humedece y seduce … sigo el sendero entre la ciudad y el castillo para arrojarme al aluvión de colores y músicas que suenan en el puerto … estoy en casa en este mediterráneo que abrazo desde la ternura con gusto a tomate , oliva y pan; con rocio de jazmines y naranjos en flor en un muro medieval … tañen las campanas … me recuesto entornando los ojos… estoy en casa.

Carolina Chavez para Energía Femenina en Movimiento https://energiafemeninaenmovimiento.com/carolina-chavez-carol/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s