Como la primavera

Un ciclo que se mueve por el cuerpo despertando del letargo y dureza de, quizás, varios inviernos …

Un ciclo que renueva diferentes aspectos de la vida … Algo nace, algo muere y así, como cuando cantamos la canción de “teje la araña” , un continuo reciclaje de tiempos y sus efímeras formas, por momentos eternas.

Para quienes olfateamos el olor del día sabíamos que “algo” estaba distinto: un aroma desconocido latía silencioso cerquita de los huesos, rozando el esqueleto. El horizonte empañado con demasiada frecuencia, rasgaba su letanía acomodándose entre aguas y todo, absolutamente todo, por un momento, se tornaba quieto y solo. Un presagio hablado con el lenguaje simbólico, ese que la naturaleza relata, manifiesta, y vocifera cuando necesario. Hay que esperar, latía …: para florecer hay que romper, para nacer hay que morir.

Esa es la magia de los ciclos: la eterna transformación, el cambio. El momento único que es presencia y ausencia en el que se revela la maravillosa poesía natural, esa que refleja el sonrojo de una flor, el tallo tierno y su alborozado nuevo despliegue al abrazo del sol, la cálida expansión contagiante del amarillo en flor, los azules tan azules de las aguas color cielo y las ocres manantial con aroma de hierro mineral. La suave brisa-caricia acortando las distancias … llevando y trayendo fragancias.

Estamos en una primavera que se debate entre “formas y moldes” que ya no contienen lo que se gestó en miles de ciclos, algunos necesarios y otros precarios, unos urgentes y muchos nefastos. La vida llama a la vida tanto dentro como fuera ,  a veces aprendemos con la guerra pero es muy es bonito aprender desde el amor …  

Como la primavera que el recuerdo revive a través del tiempo,

Como los jazmines que renacen en el cuerpo con sólo percibirlos,

Como la palabra que flota en las casas sin gentes,

Como los espacios que necesitan su nuevo orden …

¿cómo es tu primavera? ¿Qué nace en ti que antes debió partir?

Observar y percibir, registrar: procesos de un ciclo que se renueva en días, meses, años tejiendo el entramado de vida ¿Qué hago, qué aprendo?, ¿qué y para qué? ¿por qué?

“en la ferretería venden tornillos y arandelas ,..y miles de artículos más…  En la carnicería animales muertos… En la farmacia medicamentos… En ninguno de esos lugares te venden inspiración … aunque un inspirado real …seguramente verá un cuento … o un poema … de gente que compra o vende …el cadáver de una vaca … el martillo que la mata … o ibuprofeno … para la cabeza … de la consciencia …”

N.D / 28 de marzo 2017 #

Se abren senderos y descubro la mirada de las gaviotas, el rasguido de la capsula que explota semillas al suelo fértil, el sollozo del gorila en su cárcel del zoológico,  la corona de tierra que absorbe la primera gota de lluvia, la muerte prematura en las garras sin fuerza del león del circo, el desgarro del cálice para nacer su flor, el resquebrajo del huevo anunciando un pichón … ¿Qué se fue para que tú estuvieras? . Somos ciclos. Ellos bifurcan nuestros ríos, laten en nuestra sangre, erosionan nuestras aristas; fieles centinelas del eterno devenir se amparan en el regazo de la incerteza, colaborando indiscutiblemente con la confianza y siempre a favor de la vida.

Como es afuera es adentro y una cierta brecha alumbra que también la primavera está latiendo su pujante brío en mi vida: florecer versiones humanas que cuiden y resguarden la natural cadencia del milagro de vivir:  

¿Qué cambiaré en mi para estar en el caudal de vida?

¿qué vertientes aceptaré explorar?

¿Qué debe partir en mi propia vida para permitir que una mejor versión de mi mism@ aparezca?

“¿por qué me miras como con cara de lástima? … sólo fui un fragmento de sombra para ti … un poquito de aire …. y eso para mi es suficiente … participé activamente de la vida …  en mi justo ciclo… ¡no me mires con lástima! … disfruta tu existencia … que vive … muchos veranos … y primaveras … yo dejo mi lugar … por ley natural …para un nuevo retoño …. Déjame en el suelo …. En el color de mi despedida …. Que es el color de la tierra …. Donde nació el árbol … que me trajo a la vida …. Y que fertilizaré …. cuando …. la lluvia …. me lleve a sus raíces “

N.D / 29 de marzo 2012 #

La consciencia cíclica de la propia vida esta unida a la cadencia de la naturaleza, naturaleza siendo esta animal/humana/vegetal/mineral/ social/ planetaria.

Carolina Chavez para Energía Femenina en Movimiento

# N/D , escritor-poeta de vida. Comparte pensares y escritos en su perfil de Facebook . Libros en proceso de publicación,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s