Como la primavera

Un ciclo que se mueve por el cuerpo despertando del letargo y dureza de, quizás, varios inviernos … Un ciclo que renueva diferentes aspectos de la vida … Algo nace, algo muere y así, como cuando cantamos la canción de “teje la araña” , un continuo reciclaje de tiempos y sus efímeras formas, por momentos eternas. Para quienes olfateamos el olor del día sabíamos que “algo” estaba distinto: un aroma desconocido latía silencioso cerquita de los huesos, rozando el esqueleto. El horizonte empañado con demasiada frecuencia, rasgaba su letanía acomodándose entre aguas y todo, absolutamente todo, por un momento, se…

nos vemos en Lima limón

Lima – Perú Inicié los pasos por sus calles allá lejos y hace tiempo cuando, con 10 años de edad, en un avión de medianoche atisbé sus luces y dije: parece que entro en un cuento … Desde ese tiempo, varias décadas han pasado y nuestros encuentros fueron marcando surcos, senderos, caminos y un sentirme parte no sólo por registro de orígenes, sino por sensaciones y percepciones … Lima es los encuentros con historias que emanan de sus calles que huelen, que tienen la luz y las sombras de una urbe en movimiento; singularidad, dinamismo, quietud, anquilosamiento y modernismo, metáforas…

La máquina del tiempo

Meterse en la organicidad de una ciudad es elegir alguno de los cauces de sus voces, de sus arterias, de sus particulares formas de arrojar la lava que se cuece en sus entrañas. Cada urbe pinta con colores, historias y sabores los paisajes internos que, desde los diferentes medios de expresión, van surgiendo y plasmándose con su cadencia y ritmo particulares. Las vísceras de sus calles roban mi mirada, encantan mi saliva; se enardecen los pasos enloqueciendo mis parámetros de belleza, de lo que mi cuerpo palpa como si 1000 narices y sus ojos estallaran… Málaga invita y me conduce…

De repente

Así creíamos que iba a ser, la vida simple es buena, casi siempre. Es así, caminamos por la calle y nadie repara en la luna. La vida siempre continua. Ana Carolina (#) Una década que miro hacia atrás como el camino que ando sabiendo que nunca será igual, que todo cambia. Deletreo la palabra en mi boca y el sabor se me antoja diferente según el tono que me sale, en susurro o audible: … dé – ca – da … Me detengo y percibo como se desgrana la palabra, para transformarse en la catarata que desfila sus aguas año…

Diciembre

Llega diciembre y surge la necesidad de ponderar, de capitular un lapso de tiempo vivido y recorrido. Es mi balance anual emocional, sensitivo y consciente de contrastar la realidad elegida. Si, la elección del dónde, con quién, por qué y para qué son preguntas que tienen sus propios tiempos de respuestas. En este balance entran aromas, imágenes que me detuvieron en plenos instantes de eternidad, se acopia el calorcito de los abrazos nuevos y no tanto, el susurro de la distancia y la algarabía del encuentro; se suceden los momentos de agobio, incertidumbre, desasosiego y nerviosismo … el péndulo de…

Exploradora

Un sentir lo señala, el latido se acelera, el cuerpo en millones de células vivas burbujeando emoción, y ahí voy … un paso a paso explorador que te lleva con la consciencia alerta y los sentires por la piel toda; ojos y miradas se funden en las yemas de los dedos para expresar los aromas de lo que te conmueve y descubre. Camino por fuera para andar por dentro Registro mi adentro con cada paso dado; entera, en este presente que es síntesis de mis ciclos de mujer. Encantada con el ahora que son senderos a develarme, que es movimiento…