en Blanco y Negro

Hay días que no tengo ganas del color, es como si de repente mirase el alrededor con cierto hastío como quien se maquilla todos los días y para toda ocasión de la misma manera. No, no es aburrimiento. Es darle espacio a la sensación silenciosa que va llegando día a día y se instala como una presencia insistente, callada. Es entonces, en ese día, que me revoluciono: abro nuevos espacios, ando otros caminos, limpio mi hogar. Ahí empieza la paleta de colores a mostrar las pelusas que estaban escondidas atrás del ropero, las bananas que se habían caído (quien sabe…

Urbana y Natural

Las crónicas de mi andar son caminos reales. Ciudades, poblados, urbes y la contrapartida: bosques, selvas, montañas, ríos, mares, cascadas. Balancearme entre los mundos que presentan es mi gran pasión y desafío; la vida es narración y presencia en cada espacio-luz-sombra. Me subyuga el juego ingenuo y descabellado que tiene sus propias reglas, así como su propia cadencia. En forma de pasos: 1, 2, 3 … retrato las baldosas de un sentir y un momento en algunos de los lugares que laten en mi. 1 paso Me arrulla el calor que invade, suave e insistente, cada espacio de mi cuerpo….

Arrastro mis botas

Un bosque y un árbol pueden ser lo mismo, hasta que te detienes. Elaborar el mapa interior de las anclas, de los espacios inamovibles que son eje y razón, es movimiento. Respiro y me sumerjo en los pilares que hoy componen mis certezas. Es movimiento, es aprender sobre y con los registros que el cuerpo me dialoga. Escribo. Escribo y lo hago de las 1001 formas que nacen en los lugares más insólitos y con las emociones en mis dedos. Escribo y me ordeno desde adentro, escribo y las palabras hilvanan historias o relatos o poema o poesía… escribo ……

Olvidar o arriesgar

Olvidaba o me arriesgaba. Sin medias tintas me planteaba qué hacer mientras se me tapaban los oídos y las turbinas aceleraban el zumbido. Por la ventanilla, una de las alas del avión, era el primer plano para la urbe desdibujaba en las penumbras de la noche; me alejaba de lo que cambió mis certezas. Cielo y libertad. Mentira. Degustar el vuelo. No podía. Una y otra vez volvía esa voz: ¿qué vas a hacer? Tenía 8 horas de vuelo para definir un plan de vida. Me uní a los aplausos efusivos: ¡llegamos!  La pausa cuántica de vuelo había terminado: documentos…

De mañana

Mis mañanas son diferentes desde hace un tiempo. No sólo se trata por estar inmersa en el aluvión de cambios que he atravesado durante un período de casi 2 años (países diferentes, culturas disimiles, estaciones climáticas en espejo, dos continentes en 1 día…); es más que eso, interno, profundo y silencioso … me suele despertar por las noches. Mis mañanas poseen una rutina casi mundial: abrir los ojos, lo que no significa estar atenta en la mirada; ir al baño y realizar un desayuno; y esas sensaciones…. Sensaciones  que afloran mientras el vapor del café me roza el rostro aún…